Edgar Allan Poe, el corazón que me delató

EDGAR ALLAN POE.

Boston, 19 de enero, 1809 – Baltimore, 7 de octubre, 1849.

Sobre el año 1994, creo, cuando cursaba BUP, apareció en el libro de texto de la asignatura de valenciano un relato titulado ‘El Corazón Delator’. El día que tocó leerlo fue decisivo. Acababa de descubrir a Edgar Allan Poe, aunque durante un tiempo no le presté mucha atención a la hora de entregarme a más lecturas. Sin embargo ese relato quedó ahí grabado, y comencé a releerlo una y otra vez para intentar comprender el motivo por el que causaba esa impresión en mí tan abrumadora y atrayente.

edgar allan poe biblioteca malditos

El ojo del anciano y la repulsión del protagonista se convirtieron pronto en un misterio enloquecedor; el ambiente decadente y angustioso de la casa, la paranoica obsesión del cuidador y el lenguaje claro y preciso de Poe para describir la tensión y atormentada conciencia del asesino fueron suficientes para, un día, hacerme con las ‘Narraciones Extraordinarias’. Después llegó, desde la biblioteca pública, la obra en dos tomos de Alianza Editorial Bolsillo titulada ‘Cuentos’ #1 y #2. Con estas ediciones en mis manos confirmé que Poe me había embaucado, por ello me atreví con ‘Narración de Arthur Gordon Pym’, la novela de aventuras basada en las vivencias de los tripulantes de un barco y el poema de ‘El Cuervo’, este último lo conservo aún en la pequeña edición de Mitos Poesía de Mondadori.

Hace pocos años descubrí un cortometraje animado realizado en 1953 por Ted Parmelee. Lo añado a continuación, está subtitulado y desprende una calidad inmensa a tener en cuenta por el año de su producción.


En otro curso tuve la oportunidad de leer, también en valenciano, ‘El Escarabajo de Oro’, una suerte de aventura más propia de Julio Verne que relataba el misterio de un código para descubrir un tesoro y la astucia de los protagonistas para descifrarlo con los únicos medios que podían encontrar en una isla desierta. Ni qué decir tiene que el libro venía acompañado de un pliego de cartulina impreso con un juego del estilo de ‘La Oca’ pero adaptado a la historia que nos ocupaba.

Pero no solo existen sus libros, sino las adaptaciones. Tanto audiolibros como cine, con mayor o menor calidad, pero siempre presentes. Una de las mejores adaptaciones en audiolibro que he conocido está dedicada a ‘El Cuervo’ y narrada por uno de los mejores actores de doblaje españoles: Rafael Taibo, pero no podría afirmarlo rotundamente que sea él a pesar de mis largos ratos investigando frente al ordenador.


Dejando a un lado todas las versiones habidas y por haber en el cine del siglo XX que han procurado adaptar obras de Poe -como las producciones de ‘Estudio 1’ o las protagonizadas por Vincent Price-, llamó mi atención una modesta película, ‘El Enigma del Cuervo’, donde retratan a un E. A. Poe detective que ayuda a las autoridades a detener a un asesino que comete crímenes basados en los escritos del propio Poe. Interesante cinta del director de ‘V de Vendetta’, James McTeigue, e interpretada por John Cusack (‘2102’, dirigida por Roland Emmerich) en la que el misterio es el protagonista absoluto y donde, quizá, faltó algo de acción y terror psicológico para que alcanzara la calidad que se merece. No obstante, está totalmente recomendada.


Se dice de Poe que fumaba opio para liberar su imaginación. Huérfano de niño y desheredado por su padrastro, su vida no fue un camino de rosas en cuanto a trabajo se refiere y pasó la mayor parte de tiempo dedicado a trabajos de crítica literaria y publicación de cuentos y relatos en periódicos y revistas. Su primera esposa falleció en la flor de la vida. Poe fue encontrado muerto con cuarenta años de edad, posiblemente borracho de vino, aunque su muerte no fue nunca aclarada, y sin ver su sueño convertido en realidad: abrir su propio periódico que bautizaría como ‘The Stylus’.

No cabe duda de que uno de los mayores exponentes de la literatura de horror y gótica norteamericana fue un desgraciado al que su desdicha devoró desde dentro tal como si ese rostro suyo reflejara las terroríficas ensoñaciones que anidaban en su mente. Influyó profundamente en H. P. Lovecraft -entre otros- y continúa haciéndolo, curiosamente, de muchas formas. En ‘El Fantasma de la Ópera’ que dirigiera Joel Schumacher en 2004, aparece Erik ataviado con una máscara roja a juego con su vestimenta asustando al público reunido, tal como leemos en el relato ‘La Máscara de la Muerte Roja’ en el momento culminante de la historia.

la máscara de la muerte roja edgar allan poe biblioteca malditos

Dicho esto, debo enumerar los títulos que más admiración me han causado: ‘Los crímenes de la calle Morgue’, ‘El Cuervo’, ‘El Corazón Delator’, ‘Narración de Arthur Gordon Pym’, ‘El Escarabajo de Oro’, ‘El retrato oval’ y ‘La Máscara de la Muerte roja’, esta última tan espeluznante como brillante. Un compendio de delirios enfermizos cuyo terror da comienzo en nuestra psique. Poe no necesitó de fantasmas, de ruidos y efectos, sombras o monstruos, sangre… el único ingrediente de este pobre y maldito escritor cuya vida terminó siendo como una de sus más atormentadas historias fue el horror psicológico y el miedo a lo oculto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s