El caos de luz y tinieblas de Gustavo Adolfo Bécquer

Gustavo Adolfo Bécquer

Sevilla, 1836 – Madrid, 1870

Gustavo Adolfo Becquer

De nuevo nos situamos en los años 90 del siglo pasado. Época, como ya he comentado en otros artículos, de descubrimientos increíbles en lo que se refiere a literatura. En el caso de Gustavo Adolfo Bécquer (de familia con origen flamenco, de ahí su apellido), llegó a mí, creo que por casualidad, una edición de bolsillo con las principales leyendas del maestro del romanticismo decimonónico español. El libro estaba envejecido, no muy bien conservado, pero era legible. A finales de la década y cercano el año 2000, en clase de Literatura del instituto llegamos a la corriente Romántica, y precisamente Bécquer era el más representativo.

Como ya lo tenía leído no me costó penetrar en el espíritu romántico y absorbí profundamente más conceptos y autores en general. Tras varias lecturas, también de sus rimas, nos mandaron un trabajo: redactar una leyenda con los ingredientes y conceptos explicados. Estaba claro, con mis antecedentes, que la corriente romántica era ideal para mí, tanto en la literatura como en pintura.

Bécquer inmortalizado en los billetes de 100 pesetas que en las décadas de los 80 y 90 del s.XX eran de curso legal
Bécquer inmortalizado en los billetes de 100 pesetas que en las décadas de los 80 y 90 del s.XX eran de curso legal

Elaboré una historia que encajara con el estilo donde había damas herederas de grandes fortunas, caballeros valientes, villanos extranjeros y el ambiente exacto que requieren este tipo de historias. Tras realizar un borrador, lo corregí y entregué al profesor, que por supuesto me puso buena nota pero que nunca me devolvió pese a mis reiteradas peticiones. Lo dí por perdido pero aún conservo ese borrador.

Entre mis leyendas favoritas se encuentran ‘El Rayo de Luna’ y ‘El Miserere’. En la primera, explicada y analizada en clase de Literatura, el tema principal es el amor inalcanzable, mediante una romántica y espantosa metáfora del rayo de luna entre los árboles de un bosque oscuro que el protagonista nunca logra alcanzar hasta volverse loco. Todas las leyendas de Bécquer están escritas con pasión verdadera y sencillez, pero magistralmente. Terror y horror se entremezclan con bellos pasajes y antiguas batallas; la religión toma un lugar importante en ellas, ya que las iglesias románicas y góticas, los santos y las costumbres pías de la España del siglo XIX y anteriores parecen conformar el pilar para su desarrollo.

Representación de la muerte de Bécquer por Vicente Palmaroli
Representación de la muerte de Bécquer por Vicente Palmaroli

Siempre me ha asombrado la facilidad de Bécquer para describir apariciones fantasmagóricas, iglesias abandonadas, ambientes tétricos, terribles consecuencias para los protagonistas incautos…

Sin embargo, aparte de las leyendas, Bécquer fue autor también de otras obras dignas de mención. Por ejemplo las famosas rimas, esas pequeñas composiciones en rima de bellas estrofas, sencillas y armoniosas. De ellas se deduce la increíble sensibilidad del autor. Las rimas originales quedaron carbonizadas en un incendio y Bécquer tuvo que volver a reescribirlas. Casualmente y entre otras, existe una canción compuesta con la rima LIII, ‘Volverán las oscuras golondrinas’ cantada por la actriz Margarita Rosa de Francisco, de origen colombiano, y realizada para una telenovela en los años 90 titulada ‘Café con Aroma de Mujer’. No es nada desdeñable esta canción.

Tambien es autor de ‘Desde mi celda’, unas cartas que escribió relatando su viaje y estancia en el monasterio de Veruela (Zaragoza), en la montaña de nombre Moncayo, escenario de varias de sus leyendas. Para dar una idea del espíritu romántico y apasionado de Bécquer, no debe faltar señalar su obra ‘Historia de los Templos de España’.

Su vida conyugal no fue muy satisfactoria y a temprana edad se vio huérfano de padres, con el único apoyo de su hermano y pintor Valeriano Bécquer, que falleció joven. Tras muchas vicisitudes, y con un estado de salud cada vez más grave debido a una enfermedad venérea y tuberculosis, el poeta y escritor falleció a los 34 años de edad.

Aquí dejo un cortometraje animado basado en ‘El Miserere’ y realizado recientemente por la Escuela de Arte ESDIP, dirigido por Mario Serrano Hervás. Una producción bastante hermosa y recomendable.

El amor es un caos de luz y de tinieblas (…)

Gustavo Adolfo Bécquer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s