Konstantinos Kavafis, un poeta entre Grecia y Egipto

Konstantinos Kavafis.

Alejandría, 29 de abril de 1863- Alejandría, 29 de abril de 1933

En este artículo me aventuro a dar un esbozo de la vida del poeta griego a partir de la obra escrita por Robert Liddell. No me centraré demasiado en la filosofía que destilan los poemas de Kavafis, pero sí en algunas impresiones personales.

kavafis2

SU VIDA Y OBRA

Konstandinos Kavafis, en el original, es un poeta injustamente poco conocido a nivel general. Murió en la misma ciudad en que nació, el mismo día de su 70 cumpleaños. De antepasados presuntamente aristocráticos, su familia vivió entre El Cairo, Alejandría y Londres, donde obtendrían la nacionalidad inglesa. Su padre era empresario con varias sucursales en “P. J. Kavafis And Co.”, con la que comerciaba con trigo y algodón.

Pero el padre de Konstantinos, Petros Yannis, tras una temporada de gastos y desenfreno, murió dejando en peligro la empresa familiar, de la que los hermanos mayores del poeta se encargaron, de regreso a Inglaterra, los siguientes años, sin poder salvarla finalmente. Esto obligó a Hariclía, la madre, y algunos de sus hijos, junto con el poeta, a pulular por Francia y finalmente alternar entre Alejandría y Constantinopla para intentar llevar una vida digna que rozaba, ahora, la pobreza. Siendo el benjamín de la prole, era el preferido de su madre.

Konstantino estaba muy unido a Yannis, uno de sus hermanos, con quien se carteaba a menudo y gracias a estas cartas se ha podido reconstruir buena parte de datos sobre su vida en Constantinopla, así como con las cartas con algunos de sus amigos Mihkaíl Ralis y Stéfanos Shkilitsis, a quienes les ocultaba -y en general, a todo el mundo- su condición homosexual, creando un aura de hermetismo contra toda confidencia sobre sexo. Asímismo uno de sus hermanos mayores compartía esta condición, Pavlos, pero ninguno de ellos profesó una muestra pública de sus gustos.

firma_kavafis

Sabemos que, de regreso a Alejandría a finales del XIX, frecuentaba las casas y bares de los barrios bajos de la ciudad, dado al placer de jóvenes pobres e inmigrantes, escondido en la negrura de las madrugadas. No sin sentir, después, terribles arrepentimientos, bien por los excesos de su cuerpo y la falta de sueño, como de la entrega a una vida mundana que no coincidía con su forma de ser. Pero nunca, lo más seguro, por negar su condición. En sus poemas queda bien claro la satisfacción personal por sus experiencias, como en el poema FUI (XL):

Nada me retuvo. Me liberé y fui.

Hacia placeres que estaban

tanto en la realidad como en mi ser,

a través de la noche iluminada.

Y bebí un vino fuerte, como

solo los audaces beben el placer.

Konstantinos-P.-Kavafis

De educación básicamente inglesa en su primera juventud, antes de viajar a Alejandría por primera vez, Kavafis se sentía mayormente griego en el sentido heleno de la palabra, de su historia y cultura, por ello se cambió la nacionalidad inglesa por la griega, aunque en ello no influyó, probablemente, el asentamiento británico de Alejandría. Aún así, sus sentimientos políticos no parecieron entrar en conflicto entre la ocupación británica y los nacionalismos egipcios. Kavafis era sensible al sufrimiento humano y todos los conflictos emanados por el choque de culturas que vivía Egipto -y Alejandría y El Cairo en concreto- aquellos años le producían aflicción, sobre todo si desembocaban en la muerte de jóvenes. Así como su educación se puede llamar elitista, sus creencias se limitaron al cristianismo ortodoxo, pareciéndole, a su juicio, el ateísmo, una abominación.

En la biografía escrita por Robert Liddell, Kavafis es considerado muy alejandrino por algunas personas que trataron con él. Cierto es que la mayoría de su vida la vivió en esa ciudad. Cuando en 1901 viajó a Grecia durante varias semanas con algunos de sus hermanos, contactó con muchos escritores y poetas griegos, e incluso hizo amistad con algunos. Pudo contemplar en todo su esplendor el país de sus orígenes y quedó encantado por el arte. Visitó teatros, cafés, monumentos… como he comentado anteriormente, sentía afecto por la cultura helénica, lo que puede comprobarse en gran parte de su producción literaria, con poemas sobre mitos, personajes y hechos históricos de la Grecia antigua, con gran sensibilidad por ese clasicismo que le envolvió toda su vida. A ello ayudó su fina educación.

Kavafis muy joven oval

Sobre la personalidad del poeta, un ayudante suyo durante la época en que Kavafis dirigía la Oficina de Riegos de Alejandría, no cuenta muchas lindezas, quizá por el carácter reservado de Kavafis en el medio profesional, y tampoco guarda muy buen recuerdo. Es posible que el verdadero Kavafis se mostrara solo ante sus seres queridos. También parecía ser exageradamente metódico y de fuerte carácter, mezclado con algo de arrogancia.

Igual de misteriosa es su vida amorosa. Como he dicho anteriormente, era habitual de prostitutos y jóvenes de mala reputación, y puede que en algún momento se enamorara de alguno de ellos, o más bien de otro tipo de persona, a quien le habría regalado algunos versos entre los muchos poemas de amor o eróticos. A pesar de este silencio, es posible, según documentación, que sus primeras relaciones fueran con uno de sus primos.

Pareció ser muy extricto con las ediciones de sus obras; ya no con las revisiones, correcciones y selecciones, sino con el formato de editar los poemas (panfletos). Además, hubo una línea clara que dividía dos épocas literarias de Kavafis: antes y después de 1911, época en que parece ser que el Kavafis poeta surgió totalmente. En ocasiones corregía tanto sus poemas que llegado el momento de la edición en imprenta, ya no podía corregirlos como antes, y era algo que él lamentaba.

Tomba-Kavafis

Kavafis perteneció a un círculo de jóvenes intelectuales, donde él era marcadamente maduro, entre los que tuvo buenos amigos. Se llamaban los Apuani. Entre los contactos literarios del poeta también se encuentra E. M. Forster, el escritor británico, también homosexual y autor de la conocida novela ‘Maurice’ entre otras obras. No le faltaron amigos y enemigos, algunos de los cuales sabotearon una conferencia sobre Kavafis.

Falleció el último de los 7 hermanos, custodiado por amigos que lo cuidaron hasta el último día, y expresó una gran fuerza horas antes de su muerte, pero también, cómo no, una tremenda amargura. Murió después de un año en que le diagnosticaron cáncer de laringe, quedando si voz a causa de una operación de tráquea.

MI CAMINO HACIA KAVAFIS

No conocía ni de oídas a Kavafis, pero sobre 1998 solía coleccionar unos libritos de poesía de la editorial Mondadori llamados Mitos Poesía, muy baratos y con pequeños esbozos de obras poéticas como Cernuda, Silvia Plath, Poe… y entre ellos Kavafis. Me gustaron sus poemas, sobretodo los llamados “eróticos” -que no los considero como tales- y algunos los veía como un tímido reflejo propio.

No fue hasta finales de 1999 cuando descubrí, en una librería de Murcia, callejeando, la edición de Hiperión con la ‘Poesías Completas’ de Kavafis. Ahí ya tenía un referente para ampliar mis conocimientos –internet todavía no estaba, digamos, institucionalizado como hasta ahora, solo algunos esbozos torpes, y accesibilidad para muy poca población-. Esos días en que descubrí la edición fueron intensos y los placeres y amores de Kavafis, los más fervientes y sanos, florecían conmigo, por lo que la impresión de estos poemas fueron más fuertes. A mi regreso a mi ciudad, adquirí el ejemplar de ediciones Hiperión.

8-konstatinos-kavafis-2-poesc3adas1

Más tarde conseguí otro ejemplar, esta vez de Círculo de Lectores, con traducción de Ramón Irigoyen, pero, por torpezas de la época, no me gustó la traducción, así que lo vendí como de segunda mano, pues ya tenía el otro, el símbolo, el que guardaba aquellos “días de 1999”.

Hace pocos años descubrí, queriendo ampliar aún más sobre su vida, una película, ‘Kavafis’, estrenada en 1996 y dirigida por Yannis Smaragdis, con banda sonora de Vangelis. Según mi búsqueda, no está disponible en castellano.


CURIOSIDADES

*Existe una canción compuesta para una telenovela colombiana en 1994 titulada ‘Café con Aroma de Mujer’, a cuya banda sonora pone voz la actriz protagonista, Margarita Rosa de Francisco, que está inspirada por poemas de Kavafis, principalmente por el poema ‘Vuelve’ (XXXVII), con extractos de otros poemas, como ‘Grises’ (LX).


Es natural que [Kavafis] no fuera poeta hasta tener cierta edad, porque un cuerpo ha de haber llegado como mínimo a media edad antes de que pueda participar en el “sentido del pasado”.

Robert Liddell.

Bibliografía usada para este artículo:

-Kavafis, una biografía. Robert Liddell. Ediciones Paidós Ibérica. Paidós Testimonios, 2004. ISBN: 8449316464

-Poesías Completas. Konstantino Kavafis. Traducción y notas de José María Álvarez. Ediciones Hiperión. Poesía Hiperión, 1997. ISBN: 847517342X

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s