¡Escritores unidos jamás serán vencidos! Buenas y malas prácticas entre compañeros

ACLARACIÓN: esta es una experiencia que me ha ocurrido exclusivamente a través de Facebook. Creo que era necesario aclararlo, ya que no lo dejo muy claro en el artículo y no quiero que gente y  compañeros con los que suelo estar en contacto personalmente piensen que pueda ser por ellos, todo lo contrario, a ellos, “Gracias” es poco.

Un título quizá demasiado idealista. Como dijo Sergio Ortega Alvarado en esos años 70, frase que se ha convertido en un dicho popular aplicado a cualquier situación e interés. Y tenía toda la razón.

Esta experiencia de corto alcance que voy a relatar me está ocurriendo en los últimos meses pero, por desgracia, tan repetidamente que ha terminado por hacerme reflexionar que no estamos solos ni tenemos porqué estarlo. Concretamente hablaré del campo de los escritores, donde estoy conociendo un buen círculo de personas interesantes, así como desapegadas. Y no hablo de nadie en concreto, sino más bien, de un “gesto”.

Así como he sido recibido con los brazos abiertos y con muy buena fe por parte de bastantes escritores y grupos, a pesar de que no soy nadie todavía -con renombre, digo-, ese calor de bienvenida es lo que, personalmente, me ha incitado a proponerme escribir en serio, bien y mejorando, escuchando los consejos y ánimos por parte de estas personas.

Escritores, periodistas, fotógrafos, directores de cine, guionistas, dibujantes… todas estas personas me han apoyado, lo siguen haciendo, y me han enseñado algo más que a seguir escribiendo, ya sea amistad o simplemente fraternidad. Pero como en todas partes, hay personas que han aparecido para nada, y no sé por qué. Figuras que me han buscado pero que se resisten a entablar conversación conmigo a pesar de ser ellas quienes se han acercado -personal o virtualmente-. ¿Qué querían en realidad?

Después de unos intentos fatuos de conversación, solo se me ocurren dos opciones.

-Marketing. “Me presento y agrando la lista de gente que me sigue y, porqué no, quizá gane un lector”. Pues me parece muy bien, pero opino que la comunicación entre nosotros beneficia nuestra creatividad y competitividad, aparte de conocer gente estupenda y maravillosa -¡oh!, qué bonito, imaginadme con cara de Julie Andrews en ‘Sonrisas y Lágrimas’, que la vida es bella-.

-Enfadados con el Mundo. “Agrego a todo el mundo, veo lo que hacen los demás, procuro aprender y adelantarme, recabar información. Pero no voy a juntarme con nadie. No quiero que me adoctrinen, yo solo me valgo”. Bueno, es tu elección. Si prefieres vivir apartado en una sociedad donde, hagas lo que hagas, tienes que relacionarte socialmente y más en el medio donde quieres triunfar. Y ten en cuenta que nadie aprende totalmente en solitario.

Ya me he topado con el segundo caso de forma muy personal y es una pena. No soy la persona más sociable y últimamente menos por motivos de trabajo, económicos y personales, que ando un poco perdido, pero quienes me conocen, aunque sea un poco, saben cómo soy desde el primer momento, porque no paro de buscar información y compañía, aprender y disfrutar de lo que hacen los demás.

Esta es solo una opinión muy pero que muy personal, sin intención de hablar de ni herir a nadie. Pero me parece muy triste el mensaje que me dan a entender esas personas que te agregan, te buscan -porque no las conoces siquiera-, te piden que le des a Me Gusta a todo lo que hacen y no te contestan, y si lo hacen, solo rugen monosílabos o frases cerradas, se olvidan de ti mientras te venden su producto.

Quizá me lo haya tomado muy a mal, me esté imaginando conspiraciones donde no las hay, pero cuando unas pocas personas se comportan así y la mayoría no, aquí pasa algo. Y ya voy teniendo una edad en la que hay cosas que se huelen a distancia, sin pretender ir de sabio.

Soy consciente que no puedo caer bien a todo el mundo, que puedo dar una impresión equivocada, pero lo que no me cuadra es que después de acercarte, no me des la oportunidad de expresarme. Sinceramente, me parece una mala práctica. Y peor si es por interés personal.

Me entristecen esas prácticas tan poco nobles en un medio donde deberíamos ser más abiertos a la novedad y la variedad, y ante todo, al compañerismo.

 

Anuncios

2 pensamientos en “¡Escritores unidos jamás serán vencidos! Buenas y malas prácticas entre compañeros”

  1. Uf, Marcos, estos medios los carga el diablo. Lo importante es saber qué terreno pisa uno mismo y tener claro el objetivo. Cada cual se conduce por la vida como cree conveniente y como no podemos controlar a los demás, ni falta que hace, lo mejor es seguir el camino sin hacer demasiado caso a las zancadillas. Es lo más sano y lo más práctico, pienso yo. ¡Ánimo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Tienes razón, pero me sorprende que aún sigan ocurriendo estas cosas. Yo acepto a alguien si veo que tiene alguna relación con mi trabajo/dedicación, y siempre pienso que es por alguna razón. Sí, claro, hay alguna razón, pero para mí, primordialmente la principal es la comunicación. Sin comunicación no somos nada. Allá ellos, se pierden una buena relación. Gracias Jose 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s