Microrrelato #12

“En aquel hotel de polígono que ya no existe no hacía frío. La tarde de comienzos de enero se iluminó del naranja de las farolas que arrojaban cálida penumbra de color al silencio de la habitación, a través de las persianas semientornadas. Despacio, la quietud fue rota por la desnudez inquieta de los dos. Susurros de una conocida canción formaron y complementaron aquellos instantes en su memoria cuando, más adelante, en un momento y lugar dados, la escuchó para recordarle siempre la tarde de principios de enero, en aquel hotel de polígono que ya no existe, que solo sucedió una vez. Con esa vez fue suficiente.”

27 noviembre, 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s