¿Tolkien ha muerto?

Este artículo lo publiqué en mi blog de Spiderland Review el 23 de junio de 2012, recién lanzado al mercado ‘Danza de Dragones’. He decidido publicarlo aquí, en La Biblioteca de los Malditos, con algunas correcciones, pero fiel a lo inicialmente escrito. Además, he ampliado el artículo.

En la contraportada de la edición en tapa dura de ‘Danza de Dragones’ por Ediciones Gigamesh, se puede leer:

“Tolkien ha muerto: larga vida a George R. R. Martin”.

Dana Jennings. The New York Times

No nos cabe duda que cada cierto tiempo el arte, la literatura y toda expresión artística se va renovando tras una revelación a nivel Universal (como lo fue en su día, en este caso, Tolkien).

Por otro lado, en el caso de George R. R. Martin, lejos de necesitar cualquier empujón editorial en éstos momentos de su quinto libro, y por encima de cualquier opinión crítica sensacionalista que todo super ventas (bueno o malo) deba poseer por las recurrentes normas del mercado, esta obra ha supuesto una nueva dirección en materia de literatura fantástica, un nuevo concepto, incluso un nuevo paradigma para los entendidos en la materia, tanto editores como autores y ante todo lectores. Que “Canción de Hielo y Fuego” haya supuesto un fenómeno como el de “El Señor de los Anillos” en su día lo fue es palpable. Y quien haya leído las obras de Tolkien por ser apasionado de ese autor o en general de la materia fantástica lo sabe y lo comprende. Por esa misma razón, el lector que tenga en sus manos “Danza de Dragones” y haya leído a Tolkien, sabrá hasta qué punto sería inútil comparar ambos autores: cultura, tiempo en que viven, estilo narrativo, objetivo…

_85207612_tolkienbbc976


Decir que Tolkien ha muerto es decir que su obra es obsoleta e innecesaria. Decir larga vida a George R. R. Martin es manipular la mente del ingenuo lector que respeta la obra de estos autores, disfrazar la realidad y camelar a los seguidores que desean iniciarse en este género literario.

Muchos pensarán: “es sólo una crítica más; nadie le va a hacer caso, a quien le guste el género disfruta tanto de Tolkien como de Martin”. Es cierto. Pero las palabras quedan, se pronuncian porque antes se han pensado. Las obras de un autor tienen una finalidad, tanto como las críticas que recibe, un objetivo.

Tolkien superó a brutales detractores tras la publicación de “El Señor de los Anillos”, terribles ataques furiosos de sus propios compatriotas. Quizá Martin también merezca esa oportunidad (que seguro que la merece, no hay duda), pero decir que Tolkien ha muerto en beneficio de Martin es reconducir los deseos de lectura de millones de lectores y dar la vuelta a un clásico inglés del siglo XX que de por sí, y sin necesidad de presentación ni críticas, ha sobrevivido y sobrevivirá por siempre por el hecho de ser quien es.

danza dragones george martin


En el artículo original no incluí la contraportada del libro con la insulsa frase de esa señora crítica literaria. Pero aquí lo hago, para completar y hacer entender al público, a mis lectores, a quien desee prestar un minuto de atención a estas palabras, que nadie, absolutamente nadie, es dueña de la razón ni de la verdad. No existe un libro bueno o malo, solo el libro bie no mal escrito. No hay normas, aunque sí literatura. Lo que no sea literatura no tiene porqué ser malo, y lo que es literatura no tiene porqué ser lo mejor.

Solo somos dueños de nuestros gustos, nada más. Las críticas a menudo ayudan a hacerse una idea. Pero nunca serán buenas las críticas que pretendan decir lo que hay que leer o no, lo que está de moda y lo que ya no tiene valor. Personalmente el estilo de Martin no me ha gustado, he leído unas páginas de ‘Juego de Tronos’ y francamente, no voy a leer ningún libro de la saga. Pero así como no me gusta, no lo voy a condenar, ni a decir a nadie qué es lo mejor para leer.

En el tema que nos ocupa, me sorprende lo indiscriminado y vanidoso de las palabras de la señora Jennings, periodista de vocación y primera en su familia en graduarse en la Secundaria: parece haber querido enunciar un axioma que ni tiene fundamento ni le corresponde a ella afirmarlo. Peor resulta el atrevimiento de Gigamesh al imprimir esa frase soez y funesta en uno de sus libros estrella. Un ejemplo es la lluvia de comentarios en contra que recibió en su día. Para terminar el artículo, una muestra de dichos comentarios. Que cada uno saque sus conclusiones… siempre desde el respeto a los autores.

Y como dice el propio Martin: “Admiro a Tolkien. Pero era de una época distinta”. Recomiendo la lectura de ese artículo. Al menos él ha hablado y ha expresado su sana opinión.

tolkien0


tolkien

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s