‘Minority Report y otras Historias’ de Philip K. Dick

Mi primera aproximación a Philip K. Dick fue con la película ‘Desafío Total’ y luego con ‘Minority Report’, antes de conocer que estaban basadas en relatos del autor. Si bien sabía que ‘Blade Runner’ sí se basaba en una de sus novelas, todavía no había leído nada suyo. Por lo que en esta ocasión he ido a la biblioteca a por un ejemplar de relatos y para leer primeramente ese ‘El informe de la minoría’ que tanto me intriga y que analizo en otro artículo más profundamente junto un relato de Asimov por las semejanzas entre ambos.

Si ya en la introducción de Malcolm Edwards (editor y crítico de ciencia ficción) ya apunta a la carencia de estilo literario de K. Dick, no es sorprendente que sus relatos y novelas pasen a la posteridad por la imaginación y brillantez de sus mensajes guardados bajo sus palabras, tal como ha sucedido con múltiples adaptaciones al cine.

Philip K Dick writer HarperCollins Publishers


En seguida el lector puede dar cuenta de que el final de los relatos se corresponde, en su mayoría, con un desenlace sorprendente, a veces opuesto al esperado. Los personajes me han resultado muy planos, demasiado estereotipados y cotidianos, básicos, personas normales sin muchos matices. Veamos ahora cada uno de los relatos incluidos en esta recopilación, cuya fecha de publicación comprende las décadas de los años 50 y 60 del siglo pasado.

JUEGO DE GUERRA (War Game, 1959)

Wiseman se encarga de dar el visto bueno a los juguetes que se venden en la Tierra. Unas mercaderías procedentes de Ganímedes aumentan su curiosidad cuando él y su compañero, Pinario, las ponen en funcionamiento: un juego de mesa parecido al Monopoly, un traje de vaquero y una fortaleza que es asaltada por una docena de soldados. Este último juego comienza a experimentar un extraño comportamiento cuando deja de funcionar como es debido. Wiseman sospecha que pueda ser un plan de Ganímedes para controlar el planeta, y llevará su intuición al máximo para averiguar lo que sucede.


IMPOSTOR (Imposter, 1953)

Olham, un brillante científico que crea un dispositivo de defensa en la Tierra contra los alienígenas que pretenden destruirla en una larga guerra, es confundido con un androide. Para demostrar que sus perseguidores se equivocan, buscará el modo de hacerles ver que es el verdadero Olham.

Otra vez el tema de las percepciones y el ser humano en el centro del huracán. A veces, pensaría Dick, es difícil saber qué parte de lo que vivimos es real y qué no lo es, o simplemente quiénes somos en realidad. Casi todos los relatos del autor se enmarcan en estas disyuntivas. Buenas influencias para esos tipos de ‘Matrix’. La historia sirvió de base para la película ‘Infiltrado’ dirigida en 2001 por Gary Fleder.


PODEMOS RECORDARLO POR USTED AL POR MAYOR (We can remember it for you wholesale, 1966)

El relato original de ‘Desafío Total’, la famosa adaptación al cine protagonizada por Arnold Schwarzenegger y dirigida por Paul Verhoeven en 1990. He podido comprobar que la primera mitad del relato ha sido prácticamente adaptada a la película, pero la otra mitad no. Y es que, para la factura de un actor como Schwarzenegger y una época como los primeros años 90, el resto del relato dejaba muy poco para disfrutar. Así la persecución de Douglas ocupará todo el metraje restante. No obstante, ya sea porque me gusta la película, el cuento es muy bueno y no le falta de nada. Philip K. Dick era dado a escribir sobre las manipulaciones mentales, mundos fantásticos y futuros donde el control del cerebro es primordial para cierto orden.


Ejemplar leído para este artículo
Ejemplar leído para este artículo

MINORITY REPORT (El informe de la minoría, 1956)

La adaptación protagonizada por Tom Cruise y dirigida por Steven Spielberg en 2002 es, a mi juicio, un buen ejemplo de adaptación fiel. Y cuando hablo de adaptación me refiero a los cambios que pueda conllevar traer una historia futurista de hace 50 años a la actualidad. No fue tan difícil para Spielberg.

Anderton es jefe de policía en Precrimen, la organización encargada de velar por la seguridad de la población y evitar los crímenes antes de que sucedan. Para ello utilizan a tres seres humanos llamados precogs, dotados de conocimientos precognitivos y ensamblados en cuerpo y mente a una serie de maquinaria y computadoras que desvelan y desencriptan sus visiones futuras de hechos dramáticos y violentos. Así, Precrimen logra arrestar a los criminales antes de que puedan llevar a cabo sus fechorías. Precisamente fue Anderton quien, décadas atrás, estableció este método y fundó Precrimen.

Pero el día que le visita su posible sustituto, descubre que el siguiente precrimen será llevado a cabo por él. Asesinará a un hombre que no conoce dentro de unos pocos días. El terror se adueña de él y escapa, no sin antes entrar en una espiral de paranoias conspiranoicas y extraños sucesos que nada tienen en común pero que según el punto de vista encajan con una explicación lógica. O al menos es lo que Anderton piensa.

Philip K. Dick relata, con su estilo directo y poco adornado, casi automático, lo que prácticamente vemos en la cinta de Spielberg. Un relato corto que da para una película y más. El vacío literario en la pluma del escritor se cubre con la brillantez de los giros inesperados y la resolución de un misterio que vuelve loco al protagonista. Hablo más a fondo de ‘Minority Report’ en la reseña ‘Isaac Asimov VS Philip K. Dick: Paralelismos’.


LA HORMIGA ELÉCTRICA (The electric ant, 1969)

Tras un accidente que le deja sin una mano, Garson Poole, dueño de una empresa de componentes electrónicos, descubre que no es exactamente lo que se dice un ser humano. Desde ese momento investigará su propia naturaleza, su realidad objetiva o subjetiva de un modo un tanto metafísico pero manipulando su propio cuerpo semi orgánico.

Nuevamente Dick transporta al lector a un mundo de sensaciones mostrando lo que un androide puede llegar a sentir y percibir, muy al uso de ‘Ghost in the Shell’. Narración clara, concisa que roza lo dramático y espiritual. ¿Puede sentir una inteligencia artificial?


¡OH, SER UN BLOBEL! (Oh, to be a blobel. 1964)

El título ya da a entender que no es un relato muy serio en el aspecto humorístico, ya que puedes echarte unas risas durante su lectura. George Munster es veterano de la guerra terrícola contra los blobels, seres de naturaleza de ameba. Para ejercer de espía, los científicos humanos le hicieron que pudiera revertir a forma blobel cuando él quisiera y por tiempo limitado. Pero se quedó de por vida con esa facultad y por las noches se convertía en blobel. Años después de finalizar la guerra, acude a un psicólogo para encontrar una solución a su martirio.

Dick afirmaba tener experiencias religiosas. Dibujo de R. Crumb
Dick afirmaba tener experiencias religiosas. Dibujo de R. Crumb

Pronto se desenvolverán hechos cómicos y absurdos en su vida que le harán dar vueltas y vueltas durante años. La repetición de sus fracasos, la frustración, todo se convierte para él en una pesadilla. Ninguna de las soluciones es positiva. Finalmente, la resolución de su diatriba resulta irónica y contraria a sus intereses naturales, pero a fin de cuentas, ha aprendido durante toda su vida a dejarse llevar por las corrientes del destino.

Destaco la referencia al Capitán Kirk de la TV, sin duda se trata del Kirk de ‘Star Trek’. El año de publicación de este relato, la serie de TV más exitosa de la Historia se emitía con gran popularidad.


LA FE DE NUESTROS PADRES (Faith of our fathers, 1967)

Este es el segundo relato que me ha parecido más fascinante de todos. En una hipotética guerra mundial, China ganó la contienda y controla buena parte del mundo y de los USA a través de un líder común mediante el comunismo, pero más bien semeja una dictadura. El protagonista, un dirigente del PC y alto cargo recibe una misión impotante que pondrá a prueba su lealtad al Partido, pero sin querer se verá envuelto en una intriga para desenmascarar a los que están detrás del Partido y el Gobierno realmente.

Este relato contiene numerosos enfoques literarios, sexuales y relativos a las drogas. Por este último motivo, Chien, que lleva todo el peso de la historia, ya no sabrá qué es real y qué no lo es. Nos muestra, también, un desfile de detalles sobre las normas sociales impuestas por el líder.

Me resulta llamativo que aparezcan camareras sin ropa de cintura para arriba, como la secretaria de Rekal en ‘Podemos recordarlo por usted al por mayor’. Por otro lado, las drogas profundizan en el tema favorito de Dick, que es la percepción natural de las cosas y del propio ser humano. Es un juego relativo y confuso de ideas que acaba en un final un tanto brumoso.


SEGUNDA VARIEDAD (Second Variety, 1953)

Un relato que refiere, quizá, con la Guerra Fría (comenzó en 1947). Dos líneas de frentes. Norteamericanos y rusos. Una guerra que destruyó al mundo y donde queda solo yermo y soledad. Millones de muertos. Los rusos comenzaron la contienda. Los norteamericanos inventaron las garras, robots mortales guiados por calor del tamaño de un balón con múltiples artilugios para detener a los rusos.

Pero tras la desvastación del mundo, estas máquinas han evolucionado creando tres variedades más mortíferas todavía. Una de ellas es un misterio para un grupo de soldados atrapados en una cueva. Lidiarán con sus terrores, paranoias y desesperación por sobrevivir.

Este relato, apasionado y terrorífico en cierto modo, contiene una carga más densa de valor literario, nada que ver con el resto de relatos de esta compilación. La descripción de los parajes, acciones y pensamientos de los personajes contribuye a una mejor interacción con la lectura. Se agradece. También se relaciona en el tema del comunismo con ‘La fe de nuestros padres’, solo que en el anterior los líderes eran comunistas chinos, y aquí el enemigo es el comunista ruso. No obstante, y refiriéndose a la nueva raza de variedades de garras, un soldado afirma:

asesinos_ciberneticos
Adaptación de ‘Segunda Variedad’

“Socialismo perfecto -dijo Tasso-. El ideal de estado comunista. Todos, ciudadanos intercambiables”.

Una afirmación, por cierto, clave. Arrebatadora, la historia mantiene verdadera tensión por el secretismo que la envuelve. Este título es otro de los que más me han gustado, y el segundo más extenso del volúmen. Fue llevado al cine como ‘Screamers’ por Christian Duguay en 1995, titulado en España ‘Asesinos Cibernéticos’. Una segunda parte se estrenaría en 2009, ‘Screamers 2: The Haunting’, más fiel al relato, dirigida por Sheldon Wilson y donde aparece Stephen Amell en el reparto. En ‘Segunda Variedad’ Dick retoma el poder de la inteligencia artificial y el ser humano a merced de la misma.

LO QUE DICEN LOS MUERTOS (What the dead men say, 1964)

Este último cuento de Dick es el más extenso del volumen. Se desarrolla con una trama más dramática  y política, y nos hace dudar sobre el poder mental, la tecnología y los estados de consciencia antes y después de la muerte, creando la duda en el lector por los acontecimientos tan inexplicables como naturales que acontecen en el mismo.

Jhonny Barefoot es la pieza clave en los negocios de Louis Sarapis, su Relaciones Públicas. Sarapis, un filántropo y exitoso empresario, muere a sus 70 años y es “envasado” para mantenerlo en semi-vida y poder resucitarlo cada ciertos años. Este es un proceso normal en la vida de los humanos que solo unos pocos pueden permitirse. Pero surgen problemas para conservarlo y repentinamente, a través de todos los medios de comunicación, comienzan a aparecer voces que hablan como Sarapis comunicándose con sus allegados.

Una trama política se alza a mitad del relato para elegir un nuevo presidente de EEUU; la sobrina de Sarapis hereda las empresas bajo su mala reputación. Todo se enlaza al ritmo de las invasoras voces de Sarapis por todo el mundo, como una locura.

“Por Dios, llega aquí desde más allá del sistema solar. ¿Serán extraterrestres? ¿Una especie de eco, o una parodia, una reacción no viviente que nosotros desconocemos? ¿Un proceso inerte desprovisto de voluntad?”


Hasta aquí mis lecturas de este libro sensacional, básico para cualquier biblioteca de ciencia ficción que se precie, necesario a la hora de conocer las influencias de las últimas décadas del siglo XX en cine, literatura y cómic.


BIBLIOGRAFÍA

‘Minority Report y otras historias’, Philip K. Dick.

Recopilación de Ediciones B, SA (2002)

Traducción de Carlos Gardini.

330 páginas, tapa blanda.

ISBN 84-666-0897-4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s